viernes, mayo 24, 2013

Un colibrí para una valiente guerrera.

Fotografía de Fernando Cano Busquets

El día de hoy se cumple un mes desde que falleció mi hija menor. Ella nació hace siete años con una condición genética particular, que hacía que su apariencia fuera delicada y frágil… aunque en realidad era una valiente guerrera…

Por alguna razón me hacía pensar en un colibrí, siempre activa, pequeña y danzante, llenando de vida todo lo que tocaba… No volaba, es cierto, pero se reía de una manera que la hacía ligera…

Hoy busco en internet alguna imagen de un colibrí hermoso, para tatuarla en mi antebrazo en honor a Isa, y me he encontrado con su hermoso blog dedicado a los colibríes. Por esto me animo a compartirles otra experiencia, que sucedió hace unos días en el jardín de mi suegra.

Era miércoles, habían pasado tres semanas de la muerte de Isabel. Mi esposo llegó en la tarde con una mirada extraña en los ojos. Me llamó aparte y me dijo: ”tengo trabajo”. Hacía justamente un año que había perdido su empleo en una gran trasnacional… Y al tiempo que me lo contaba, un pequeño colibrí verdeazul revoloteaba entre las flores… y yo supe que era mi hija con un mensaje para nosotros…

Un abrazo desde México,


Daniela Osorio


2 comentarios:

Pilar Yáñez dijo...

Los colibríes son seres mágicos, dotados de una energía potente. Me he dado cuenta a través de su blog que todos los que tenemos conexión con ellos sentimos lo mismo: son una bendición en nuestras vidas, con su presencia la llenan de milagros. Doy gracias a Dios por comprenderlo y también por haber llegado a este blog, donde quiero compartir muchas experiencias. Sin duda Isa es un hermoso Colibrí, no me cabe la menor duda. Un enorme abrazo a tan bellas personas por compartir su maravillosa historia de amor.

FatamaA dijo...

Es un ángel tu hija. Lo sé. Mi mamá hace apenas unas semanas me comentaba que justo días después que falleció mi hija vió por la ventana cómo llegó un colibrí a la casa y permaneció por unos instantes allí, afuera, suspendido en el aire. Prefirió no decirme nada en ése momento, pues yo estaba embargada por el dolor y no escuchaba a nadie. El colibrí desde entonces ha cobrado un enorme significado en nuestras vidas y continúa manifestándose en los momentos difíciles que atravesamos. Nos trae mensajes de amor, de paz y, de alguna manera, nos dice que todo estará bien. Son muchas cosas increíbles las que me han acercado a indagar más sobre el significado, historias y leyendas del colibrí. Un enorme abrazo para ustedes.