lunes, marzo 05, 2007

Colibrí guaraní

Fotografía de Peter Hoell

Ernesto Acosta me hace llegar un hermoso poema de los indios Mbyá, del Paraguay, escrito originalmente en lengua guaraní:

LA CREACION
.
1. LAS PRIMITIVAS COSTUMBRES DEL COLIBRI

El Creador, Ñande Ru, se crea a sí mismo en medio de las tinieblas originarias. Surge entre ellas con la vara-insignia de su poder y el reflejo de su corazón que todo lo ilumina. El Colibrí, extraño personaje del poema, parece ser la representación del Creador mismo que se autosustenta. En otros poemas aparece claramente el Colibrí como el propio Ñande Ru. La imagen de la creación retorna cíclicamente sobre la tierra con el curso de las estaciones.

I

Nuestro Primer Padre, el Absoluto,
surgió en medio de las tinieblas primigenias.

II

Las divinas plantas de los pies,
el pequeño asiento redondo,
en medio de las tinieblas primigenias lo creó,
en el curso de su evolución.

III

El reflejo de la divina sabiduría (órgano de la vista),
el divino oye-lo-todo (órgano del oído),
las divinas palmas de la mano con la vara insignia,
las divinas palmas de las manos con las ramas floridas (dedos y uñas),
las creó Ñamandui en el curso de la evolución,
en medio de las tinieblas primigenias.

IV

De la divina coronilla excelsa las flores del adorno de plumas eran gotas de rocío.
Por entre medio de las flores del divino adorno de plumas
el pájaro primigenio, el Colibrí, volaba revoloteando.

V

Mientras nuestro Primer Padre creaba en el curso de su evolución su cuerpo divino,
existía en medio de los vientos primigenios;
antes de haber concebido su futura morada terrenal,
antes de haber concebido su futuro firmamento,
su futura tierra que originariamente surgieron,
el Colibrí le refrescaba la boca;
el que sustentaba a Ñamandui con productos del paraíso era el Colibrí.

VI

Nuestro Padre Ñamandu, el Primero, antes de haber creado su futuro paraíso,
en el curso de su evolución,
El no vio tinieblas:
aunque el Sol aún no existiera,
El existía iluminado por el reflejo de su propio corazón;
hacía que le sirviese de sol la sabiduría contenida dentro de su propia divinidad.

VII

El verdadero Padre Ñamandu, el Primero,
existía en medio de los vientos originarios,
en donde paraba a descansar la Lechuza producía tinieblas;
ya hacía que tuviese presciencia del lecho de las tinieblas (de la noche).

VIII

Antes de haber el verdadero Padre Ñamandu, el Primero,
creado en el curso de su evolución su futuro paraíso;
antes de haber creado la primera tierra,
El existía en medio de los vientos originarios.
El viento originario en que existió nuestro Padre se vuelve a alcanzar
cada vez que se alcanza el tiempo-espacio originario
cada vez que se llega al resurgimiento del tiempo-espacio primitivo.
En cuanto termina la época primitiva, durante el florecimiento del Lapacho,
los vientos se mudan al tiempo-espacio nuevo:
ya surgen los vientos nuevos, el espacio nuevo;
se produce la resurrección del tiempo-espacio.

.
Fuente: Poema recogido y traducido por el americanista León Cadogán, incluido en el libró “Poesía Guaraní”, Alfredo López Austin, Editorial Joaquín Mortiz, México, 1970.

2 comentarios:

CARMEN dijo...

Hermoso poema guarani, y como en muchos lugares de nuestra America, en el Paraguay(Py) el picaflor tiene un encanto magico, mitológico. Ahora mismo estoy mirando a una hacer su nido frente a mi puerta de entrada, la cual permanece abierta para poder admirarla pero prohibida de ser utilizada para que pueda terminar su nido y dar a luz tranquila. Los amigos deben entrar por la puerta de atras. Esta es la 2da vez que tengo un encuentro cercano con ellos. Una temprana y fria mañana de invierno, como pocas en mi pais, una avecita pequeña cayo aparentemente muerta fui a recogerla y me sorprendio la belleza de un picaflor. Por 30 minutos o mas lo tuve entre mis palmas dandole calor, el picaflor se reincorporo justo cuando el sol brilante de nuestro hermoso PY empezaba a calentar, abri mis manos y salio volando y dando vueltas a mi alrededor como agradeciendome por el calor recibido. Pienso q Dios me bendice con la presencia de estas hermosas avecitas en mi pequeño jardin y me regala intimos acercamientos. Uno de mis sueños siempre habia sido tener un picaflor en mis manos, cosa que me parecia un imposible. Ahora voy a tener el placer de verlos nacer y crecer hasta que emprendan su increible y maravilloso vuelo. Me siento inmensamente feliz!!!

La nada sana dijo...

Si a mi me sucedio algo muy parecido Carmen, casí lo piso caminando sobre la banqueta de insurgentes en la ciudad de México también creí estaba muerto, lo lleve entre mis manos a mi lugar de trabajo, le ivamos a preparar un cajoncito para que se recuperara pues al levantarlo abrio sus ojitos y se quedo tranquilo.
Facundo me dice: deja abro la ventana no sea que quiera volar y se estrelle en el vidrio y al momento de abrir mis manos el se elevo, aleteo flotando un instante y ssssummm se fue volando. Previo a este encuentro frente a mi puerta, de mi casa yo salia y pare no se por que y en ese instante volando flotando frente a mi me veía un colibrí como presagio de lo que me iva a suceder días despues.
Acá en México para los antiguos es un ave sagrada, encontraron como escoltando a un guerrero azteca embalzamados a dos Huitzili (colibri)se les considera grandes guerreros pues defienden a los suyos hasta la muerte, por ejemplo a su pareja de otros machos de ahí el nombre del guerrero Huitzilopoztli